Archive for the ‘Participación juvenil’ Category

Despertamos al abuelo

mayo 15, 2011

El cuadro de situación es el siguiente.

Mosquito retirado en paradisíacas playas picaba y picaba sin pensar en mañana. Disfrutaba de su merecido retiro. Sin embargo, un ruido que cada día es más fuerte, lo obliga a esforzarse por no pensar y seguir así en el limbo de su dorado retiro. Pero, como todos sabemos, una vez que te joden la siesta, no hay manera de hacerse el dormido por mucho más tiempo.

Así que Mosquito pega la vuelta, bate sus alas y se acerca de nuevo al barrio. Al primero que se encuantra es al abuelo, aquel que era mejor que no despertáramos. Más despierto que nunca. Y junto con él, cientos de personas despiertas, de pie, indignadas, preparando la marcha para ganar la calle.

Me pareció una visión, un sueño, una película. Pensé, como tantas veces escribí aquí, que en España la gente no se moviliza, no protesta. Pensé que era esa la condición para ser un español decente. Que luego de tanta lucha, tanto conflicto, tanta sangre, el español de ley estaba dispuesto a tragarse todos los sapos que hiciera falta y que solo estaba habilitado para indignarse con su equipo de fútbol o contra su presidente en el bar, ladrando con la furia de un perro de caza, pero en el bar. Después de ver como la política y la banca se iban de fiesta, con orgía incluida y luego, resacosos y con la corbata y el rimel desaliñados, comparecían risueños en sus televisiones y pedían a la gente común que le pagara la juerga, sin que nadie dijera ni mú, pensé que ya lo había visto todo. Luego de compartir un agradable botellón con los jóvenes que saben que son una generación hiper titulada condenada al desempleo y después de comentar entre risas lo bien que estaban antes, cuando aún soñaban con el mileurismo, me planteé mi jubilación como Mosquito.

Pregunté qué había pasado y me mostraron algunas cosas que desde mi retiro no había tenido la posibilidad de descubrir. Según parece, el último tiempo ha sido algo así como la era de Sodoma y Gomorra de la economía mundial. Una auténtica juerga financiera y por lo visto, algunos desperfectos en la organización de la fiesta han hecho que hubiera que poner unos euritos de más. Pero según me comentan, con un poco de ajuste de la población mundial y unos cuantos millones de personas que se pasen del otro lado de la línea de pobreza, la fiesta podría mantenerse por unos añitos más. Para ilustrarme un poco más me enseñaron un documental muy interesante. Inside Job que nos enseña los errores que no debemos cometer si queremos montar una buena partuza financiera.

Otro de los factores que han hecho despertar a tanta gente han sido unos vecinos ruidosos. Parece que un buen día, una parte del mundo asumió que vivir en la opresión y la miseria es morir y decidió plantarse ante dictaduras que todos creían eternas e inamovibles. Túnez, Egipto, Libia, Marruecos y muchos más empiezan a mostrarle al mundo que aún queda indignación suficiente para ponerse de pie.

Y por último, en estas tranquilas tierras europeas, algunos abueletes deciden mandar un mensaje a los más jóvenes. Aquel abuelo que preferíamos dormido para que no viera las condiciones en las que hoy se vive y se trabaja, es el que decide escribir una carta a los jóvenes invitándoles a algo muy básico: “¡Indignaos!” Y resulta que el abuelo es Stéphane Hessel, un veterano de la resistencia francesa de 93 años. Y junto con él, otro abuelo, José Luis Sampedro de  94 años, invita a todos los jóvenes españoles a resistir y a crear. Casi centenarios, los abuelos llegan con su mensaje a cientos de personas que hoy mismo, 15 de Mayo se movilizan en toda España pidiendo Democracia Real Ya!.

Así que este Mosquito decide batir sus alas y prepararse para salir esta tarde a ver como una generación se pone en pie, algo que pensé que no vería y que según parece, solo es el principio.

ESTA TARDE, Domingo 15 de Mayo, 18:00 marcha de Cibeles a Sol por una Democracia Real Ya!

Nos vemos allí!

Anuncios

¿los jovenes pasan de la política?

enero 1, 2010

FUTURO

Según los datos que maneja el INJUVE y publica periódicamente (aquí puedes ver la V encuesta) , los jóvenes pasan de la política y se preocupan principalmente por su futuro próximo y más en concreto por las pocas perspectivas que encuentran en cuanto a las posibilidades de trabajo (precariedad, explotación y bajos salarios), problemas de acceso a la educación, problemas económicos y familiares, de vivienda (o mejor dicho, imposibilidad de independizarse por los costes de la vivienda), etcétera.

Consideramos que esto únicamente es un punto de vista y un punto de vista interesado que demoniza a los jóvenes desde una visión cínica, instalada y bienpensante.

¿Que los jóvenes pasan de la política en un país donde el índice de afiliación a partidos políticos no llega al 4% de la población y el de sindicación al 9%?, ¿Que los jóvenes pasan de la política en un país donde el paro juvenil afecta a más de 1/3 de los jóvenes demandantes de empleo?, ¿Que pasan en un país donde el sistema de vida implantado les condena a no poder independizarse hasta la media de los 28 años de edad por falta de recursos y por falta de vivienda asequible? ¿en un país donde la clase política es considerada por la población como el tercer problema después del paro y de la situación económica? ¿en un país donde en sólo un año se han encarcelado mil cargos públicos por cohecho o corrupción? ¿en un país donde la política ha implantado un sistema burocrático de partidos miméticosy de delegación e irresponsabilidad para la inmensa mayoría? ¿donde la alternancia no es realmente una alternancia política sino una poliarquía plutocrática de componendas e intereses de unas élites amigas y alejadas de la sociedad?.

Si tienen curiosidad, indaguen en las actas (son públicas) de las sesiones del Congreso o del Senado, o de cualquier cámara autonómica, y miren cuántas veces, de qué modo y para qué se ha abordado la juventud y la política hacia la juventud. ¿No son discursos huecos y retóricos? ¿No están plagados de miedos y prejuicios?. Si miran los discursos de los “otros” actores sociales (sindicatos, patronal, iglesias, etcétera) verán que la cosa no difiere mucho. Y las medidas políticas que se desarrollan en todos los órdenes, ¿benefician o perjudican en realidad a los jóvenes? ¿quién pasa de quién?

Como decimos, el mensaje constante de pasotismo de los jóvenes es un punto de vista. Pero un punto de vista para nada inocente. Pretende victimizar (y detrás del victimismo se esconden las políticas paternalistas y reactivas) y desmotivar a los jóvenes y conducirlos a la impotencia y al autoflajelo: ¡que sean como nosotros! Y lo hacen desde unos postulados que no se sostienen, planteando una visión maniquea en la que los “mayores” son responsables, ecuánimes, comprometidos, etcétera, y los jóvenes un desastre complaciente y consumista.

Ahora bien, los que nos predican (a veces con una nostalgia enfermiza) su compromiso de antaño y su ímpetu en su juventud, casualmente, nunca estuvieron metidos en compromisos de ningún tipo. Aquí nos conocemos todos, amigos, y gente implicada hubo muy poca antaño, tal como ahora, y les podemos asegurar que casi ninguno de los predicadores de hogaño estaban entre los comprometidos (pero sí entre los arribistas).

Los que predican con ese énfasis el conformismo de los jóvenes parece que no se ven en un espejo.

Tal vez los jóvenes nos devuelven una imagen propia amplificada ¿es esa la que no nos gusta?. Entonces. ¿Por qué no abordamos políticas transformadoras y de empoderamiento de los jóvenes para que no sean más de lo mismo?

Como decimos, no es que los jóvenes pasen de la política. Pasan de nuestra manera instalada de hacer la política. Desacatan y desertan de nuestro mundo descomprometido y se niegan (al menos el tiempo que pueden) a jugar a nuestros pasteleos.

Porque muchos de esos jóvenes sienten un compromiso diferente y, si nos fijamos con más atención, realizan prácticas de vida y de compromiso diferentes y tal vez incomprensibles para nosotros.

El Sr. Renegado

noviembre 6, 2009

microfono_radio[1]

Por qué anda metiéndose Renegado en cosas que no le importan? Qué se ha creído, que puede decirnos cómo tenemos que vivir? Esto es intolerable! Fuera, fuera!

Renegado no hizo caso al caos que reinaba antes de sus palabras. Sabía que tenía que decirlo. Sabía que sus palabras tenían poder, no por él ni por la forma en que lo dijera, sino porque aquellas palabras, en sí mismas, tenían el poder demoledor de la sensatez, de la razón. Las había escuchado en su infancia, en su adolescencia, en aquellos momentos en que todo lo invitaba a torcer el rumbo, y era su deber, ahora que todos lo escuchaban, decirlas.

” Y este qué nos quiere contar? No se entera que aquí hablar, pueden hablar lo que quieran, pero que a mí no me manda nadie? Además qué nos va a enseñar a nosotros uno de estos? Vete ya!”

Fuera el ambiente estaba muy caldeado. Muchos pensaban que era intolerable que una persona como Renegado fuera a hablar a un lugar como ese. Se habían anticipado a sus palabras y habían marcado durísimas posiciones enfrentadas. Pocas veces, y con pocos temas, había habido tanto revuelo.

Acostumbrado a estos momentos, Renegado giró su cabeza y controló con la mirada que Renacimiento estuviera cerca. La besó con los ojos y antes de salir al estrado buscó a Pimpollo y a Resplandor para cerciorarse que el equipo, su equipo, estuviera completo. Matrix lo codeó y de esa manera supo que había llegado la hora.

“… Pero yo estoy aquí hoy porque tengo algo importante que discutir con ustedes. Estoy aquí porque quiero hablar acerca de su educación y de lo que se espera de todos ustedes en este nuevo año escolar. He dado un montón de discursos sobre la educación. Y he hablado mucho acerca de la responsabilidad. He hablado acerca de la responsabilidad de sus maestros para inspirarlos y empujarlos a aprender. He hablado acerca de la responsabilidad de sus padres para asegurarse de que estén bien encaminados, que hagan sus tareas, y de que no gasten todas las horas que están despiertos frente al televisor o con la consola. He hablado mucho sobre la responsabilidad de su gobierno para establecer altos estándares, del apoyo a los maestros y directores, y dando vueltas alrededor de las escuelas que no están funcionando, donde los estudiantes no están recibiendo las oportunidades que merecen.

Pero al final del día, podremos tener los profesores más dedicados, los padres más sostenedores y las mejores escuelas en el mundo – y nada de eso importará a menos que todos ustedes cumplan con sus responsabilidades. A menos que ustedes se presenten en esas escuelas; presten atención a los maestros; escuchen a sus padres, abuelos y otros adultos, y pongan el duro trabajo que se necesita para tener éxito.

(…) Algunos de ustedes pueden no tener esas ventajas. Tal vez no haya adultos en sus vidas que les den el apoyo que necesitan. Tal vez alguien en su familia ha perdido su trabajo, y no hay dinero suficiente. Tal vez viven en un barrio donde no se sienten seguros, o tienen amigos que están presionando para que hagan cosas que saben que no son correctas.
Pero al final del día, las circunstancias de sus vidas – como se ven, de donde vienen, cuánto dinero tienen, lo que está sucediendo en casa – no es excusa para descuidar sus deberes de casa o tener una mala actitud. No los excusa para contestarles a sus maestros, o cortar la clase, o renunciar a la escuela. No los excusa para no intentarlo.

Donde estén ahora mismo no tiene que determinar adonde acabarán. Nadie ha escrito el destino para ustedes.”

Renegado continuó hablando por un largo rato. Su discurso poco a poco hizo que todos quedaran en silencio.

TAREA PARA CASA: Antes de que cuente tres, me dices quién es Renegado y todos los demás. Por cierto, quién imaginabas que era?

Experiencias de participación I. La bufanda

octubre 22, 2009

Hoy toca compartir experiencias. Hay lugares, aunque no lo crean, en los que chicos y chicas de tu edad, están formando parte de movimientos sociales muy importantes para sus comunidades, para sus barrios, para sus ciudades. En este caso, hablamos de la provincia de Santa Fé, en Argentina. Allí, desde la administración, han puesto en marcha el Gabinete Joven, un gabinete en el que jóvenes menores de 30 años se reúnen, debaten y acercan propuestas a los diferentes ministerios del gobierno de la provincia. En Santa Fé según parece, a los jóvenes no los dejan estar demasiado tranquilos. Permanentemente hay foros, asambleas, fiestas, celebraciones, reuniones, encuentros. Mucho que hablar, mucho que buscar, mucho que pensar, mucho que construir. Sin embargo, por lo que se ve y se puede conocer a través de la web, no parece que lo estén pasando mal.

En uno de estos foros, el 1er Foro Provincial de Juventudes de la Región 3 encontramos este discurso. La Ministra de Innovación y Cultura, Chiqui González, le habla a l@s jóvenes presentes en la inauguración del Foro. Son dos partes. Y las dos muy interesantes. Hay algo curioso que ya he comentado entre mis amigos mosquitos. Se ve que existe gente capaz de hablar y lograr que quienes están delante suyo le escuchen. Parece mentira pero es así. Existen personas capaces de comunicarse con la gente más joven. Mis amigos mosquitos me dicen que no, que eso no puede ser. Que los adultos han perdido ya cualquier posibilidad de comunicarse con los jóvenes, que no saben hacerlo, que no conocen las palabras, que no quieren hacerlo. Por eso les traigo el vídeo, porque creo que no es tan cierto. Solo hace falta mucha pasión por lo que se hace, mucha decisión para salir al encuentro, mucha confianza en el otro. Y tal vez ahí está el asunto. Si no hay comunicación entre unos y otros, es probablemente porque ya no esperan nada, el uno del otro.

Chiqui González dice muchas cosas interesantes. Me gustaría comentarlas con vosotr@s si tenéis un momento. En este primer vídeo, luego de las presentaciones y todo el rollo, esta señora se empieza a meter con vosotros: qué es ser joven? se puede ser joven toda la vida? se puede ser joven estando al margen?

En el segundo está su regalo. Chiqui es maestra y eso se nota. Es capaz de hablarnos de temas tan difíciles como la participación o la solidaridad con palabras bien simples. La bufanda que se teje entre todos es, con el permiso de nuestros amigos santafecinos, el regalo de los mosquitos para tod@s los que lean este blog.

Gracias a los amigos y amigas del Gabinete Joven del Gobierno de Santa Fé, y a Chiqui González, maestra de alma y ahora Ministra de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fé.

Desconcierto educativo I. La mirada del profesor

octubre 21, 2009

z136-la-botella-medio-llena (Fuente: http://www.24rotuladores.org/ )

En la mayoría de los casos, dentro de las aulas, en la parte de adelante, hay una persona adulta. Es el profesor. El trabajo que esta persona debe realizar es un poco confuso. Entre sus funciones pueden destacarse: enseñar y transmitir conocimientos, motivar a los alumnos, evitar ser golpeado por objetos contundentes, colaborar en el desarrollo integral del alumnado, ayudarlos a pensar por sí mismos, integrar los diferentes niveles académicos, actualizar sus conocimientos y métodos, promover la resolución pacífica de conflictos, favorecer la convivencia intercultural, atender las carencias psicoafectivas del alumnado, formar personas críticas con la realidad, aguantar amenazas de padres o madres, mantener el orden de la clase, cumplir los objetivos trimestrales, preparar las clases, mediar en los conflictos, saber encajar insultos o agresiones, manejar las herramientas educativas 2.0, planificar objetivos y resultados, promover la implicación familiar, evitar el uso de navajas o cuchillos dentro del aula, y tal vez alguna que otra función más que ahora se escapa a mi cerebro de mosquito.
Sin embargo, hasta ahora nadie había incluido en esta lista una nueva función: dibujar cómic.

9-volcanes-o-crucigramas (Fuente:http://www.24rotuladores.org/ )

Desde mi corta cabeza de mosquito, percibo que en esos curiosos sitios llamados Institutos de Enseñanza Secundaria hace falta un debate tan urgente, tan decisivo, tan vital para el futuro de un país, que nadie logra salir de su aterrorizado estupor para proponer acciones que activen la implicación de todos en esta urgente tarea. Valga este post, con la ayuda de 24 rotuladores y El Listo, como pequeño aporte para la resurrección de todos los que estamos implicados en este Desconcierto Educativo. En el caso de hoy, la mirada está puesta en los profes. Pero ya tocará ponerla en los directores, en la administración y sobre todo, nuestros preferidos, los estudiantes.

2008-10-07-pozo-de-delincuencia (Fuente: http://listocomics.com/ )

Justicia

octubre 19, 2009

antinazis
Hoy han condenado a Josué Estébanez, militar español, a veintiséis años de prisión por el asesinato del joven de 16 años, Carlos Palomino. El tribunal considera que Estébanez es culpable de asesinato con el agravante de discriminación ideológica, por el que le condena a 19 años, más otros siete por intento de homicidio. Estébanez acudía aquel día a una manifestación fascista, autorizada por la Delegación de Gobierno, en el barrio madrileño de Usera, de mayoría inmigrante. Palomino, junto con otros cientos de jóvenes antifascistas querían impedir que en el corazón de un barrio de trabajadores e inmigrantes se llevara a cabo una manifestación de la ultraderecha xenófoba. En aquel encuentro en el metro de Legazpi encontró la muerte.

En este blog de mosquitos, se pica bastante a aquellos seres humanos que tienen la suerte o la desgracia de ser jóvenes. Sin embargo, hoy toca el turno de rendir un homenaje a uno de “esos”. Uno que no se quedó de brazos cruzados. Uno que si hubiera hecho lo que hace casi todo el mundo, hoy andaría por ahí. En estos momentos estaría saliendo del instituto, hablando de camino a casa con su amigo de siempre, pensando cómo afrontar esta semana que no hace más que empezar. Estaría comentando los pormenores del botellón del viernes anterior o presumiendo de sus proezas sexuales más recientes. Si Carlos Palomino no hubiera acudido a esa manifestación antifascista, hoy estaría vivo. Si no hubiera comenzado a interesarse por lo que pasaba a su alrededor, estaría tan vivo como nosotros. Tuvo la malísima idea de pensar que como joven, tenía una responsabilidad sobre lo que pasa en su barrio, con su gente, con su sociedad. Y perdió su corta vida en el recorrido de esa idea.
En el ambiente mosquito, sin embargo, nos sobrevuelan varias preguntas: Qué es estar vivo? Puede un vivo, estar muerto? Y un muerto estar vivo?
Tú qué piensas?

Una generación de conservadores

octubre 9, 2009

consumismoQué bonito es verles, muchachitos y muchachitas, ir y venir del Instituto, y constatar que ya ha comenzado el curso escolar. Mis vuelos diarios, típicos de un mosquito de ley, me permiten verles entrando y saliendo del insti, entrando y saliendo del bar de la esquina, luego de nuevo al insti, luego al bar, y venga otra vez al bar, etc. Veo cómo se han retomado las actividades, cómo se ha llenado de vida el barrio con vuestras caras felices yendo deseosos al templo del saber. Se les ve ansiosos por comenzar a descubrir, a conocer, a experimentar. Se les ve urgidos por volcar inquietudes, deseos, ansias, por poner en marcha nuevos proyectos, por…
Vamos a ver, gañanes. No me contéis películas.
Que les veo día tras día con la misma cara de sopapa que el curso pasado. Y en muchos casos, con el gesto de quien va hacia algo que ya conoce, que controla, porque ha repetido curso, por supuesto.
El curso escolar comenzó y el mundo no está esperando saber qué movida nueva va a salir este año de los institutos madrileños. Nadie está pendiente de cuál es el posicionamiento de los jóvenes madrileños con respecto a la crisis, con respecto a los escándalos del PP en la trama Gürtel, con respecto a la muerte de Carlos Palomino (que tenía 16 años), ni siquiera esperan vuestra opinión acerca del botellón de Pozuelo. La verdad, es que nadie os está esperando porque nadie cuenta con vosotros. Quitando las expeciones de la regla (Antifacistas, Okupas, Sindicato de estudiantes y alguno más), del resto solo se espera que sigan tranquilitos, sin molestar, haciendo sus botelloncillos por ahí, trapicheando sus pastillines por allá, pero tranquilos y por sobre todas las cosas, consumiendo, que es la conducta normal y deseable de un ciudadano de bien. Mientras sigáis consumiendo, y me refiero, no a drogas (que les da igual) sino a zapatillas, consolas, alcohol, vaqueros, ordenadores, móviles, tabaco, etc. la sociedad los tendrá en buena estima y les premiará. Eso sí, no les consultan ni les consultarán absolutamente nada porque para decidir ya están los que saben, y como los jovenzuelos madrileños no tienen ni una remota idea de hacia dónde tirar, mejor sigue cada uno a lo suyo.
Días pasados, en la radio estaban hablando de los jóvenes de hoy. Yo aparqué mis alas y acomodé mi culo mosquitil para disfrutar oyendo como os ponían a parir. Y así fué. Los especialistas os tienen entre ceja y ceja. Dicen que no servís para nada. Pero en un momento abrieron el micrófono y entraron llamadas del público. Y en una de ellas, uno de vosotros habló y me hizo pensar que tal vez la mejor solución al problema juvenil no sea la exterminación general. El muchacho dijo que en otras épocas los jóvenes eran descarados, revolucionarios, vanguardistas, rompedores, etc, etc. Y ahí mismo propuso su teoría: Los jóvenes de hoy somos los que más hemos desafiado la autoridad. Nadie como nosotros ha desafiado la autoridad de padres y maestros. Sin embargo somos los más CONSERVADORES de todas las generaciones de jóvenes de los últimos siglos. Se me quedaron tiesas las alas. Que uno de vosotros haga un análisis así, me pareció por lo menos sorprendente. Una generación de conservadores. Chicos y chicas que desean que todo esté como está, que nada cambie.
Nunca visto. Pero por lo menos, si las cosas van a ser así, lo mejor es comenzar a entenderlo de una vez. Y para eso, nada mejor que un buen diagnóstico.