Archive for the ‘Europa’ Category

Despertamos al abuelo

mayo 15, 2011

El cuadro de situación es el siguiente.

Mosquito retirado en paradisíacas playas picaba y picaba sin pensar en mañana. Disfrutaba de su merecido retiro. Sin embargo, un ruido que cada día es más fuerte, lo obliga a esforzarse por no pensar y seguir así en el limbo de su dorado retiro. Pero, como todos sabemos, una vez que te joden la siesta, no hay manera de hacerse el dormido por mucho más tiempo.

Así que Mosquito pega la vuelta, bate sus alas y se acerca de nuevo al barrio. Al primero que se encuantra es al abuelo, aquel que era mejor que no despertáramos. Más despierto que nunca. Y junto con él, cientos de personas despiertas, de pie, indignadas, preparando la marcha para ganar la calle.

Me pareció una visión, un sueño, una película. Pensé, como tantas veces escribí aquí, que en España la gente no se moviliza, no protesta. Pensé que era esa la condición para ser un español decente. Que luego de tanta lucha, tanto conflicto, tanta sangre, el español de ley estaba dispuesto a tragarse todos los sapos que hiciera falta y que solo estaba habilitado para indignarse con su equipo de fútbol o contra su presidente en el bar, ladrando con la furia de un perro de caza, pero en el bar. Después de ver como la política y la banca se iban de fiesta, con orgía incluida y luego, resacosos y con la corbata y el rimel desaliñados, comparecían risueños en sus televisiones y pedían a la gente común que le pagara la juerga, sin que nadie dijera ni mú, pensé que ya lo había visto todo. Luego de compartir un agradable botellón con los jóvenes que saben que son una generación hiper titulada condenada al desempleo y después de comentar entre risas lo bien que estaban antes, cuando aún soñaban con el mileurismo, me planteé mi jubilación como Mosquito.

Pregunté qué había pasado y me mostraron algunas cosas que desde mi retiro no había tenido la posibilidad de descubrir. Según parece, el último tiempo ha sido algo así como la era de Sodoma y Gomorra de la economía mundial. Una auténtica juerga financiera y por lo visto, algunos desperfectos en la organización de la fiesta han hecho que hubiera que poner unos euritos de más. Pero según me comentan, con un poco de ajuste de la población mundial y unos cuantos millones de personas que se pasen del otro lado de la línea de pobreza, la fiesta podría mantenerse por unos añitos más. Para ilustrarme un poco más me enseñaron un documental muy interesante. Inside Job que nos enseña los errores que no debemos cometer si queremos montar una buena partuza financiera.

Otro de los factores que han hecho despertar a tanta gente han sido unos vecinos ruidosos. Parece que un buen día, una parte del mundo asumió que vivir en la opresión y la miseria es morir y decidió plantarse ante dictaduras que todos creían eternas e inamovibles. Túnez, Egipto, Libia, Marruecos y muchos más empiezan a mostrarle al mundo que aún queda indignación suficiente para ponerse de pie.

Y por último, en estas tranquilas tierras europeas, algunos abueletes deciden mandar un mensaje a los más jóvenes. Aquel abuelo que preferíamos dormido para que no viera las condiciones en las que hoy se vive y se trabaja, es el que decide escribir una carta a los jóvenes invitándoles a algo muy básico: “¡Indignaos!” Y resulta que el abuelo es Stéphane Hessel, un veterano de la resistencia francesa de 93 años. Y junto con él, otro abuelo, José Luis Sampedro de  94 años, invita a todos los jóvenes españoles a resistir y a crear. Casi centenarios, los abuelos llegan con su mensaje a cientos de personas que hoy mismo, 15 de Mayo se movilizan en toda España pidiendo Democracia Real Ya!.

Así que este Mosquito decide batir sus alas y prepararse para salir esta tarde a ver como una generación se pone en pie, algo que pensé que no vería y que según parece, solo es el principio.

ESTA TARDE, Domingo 15 de Mayo, 18:00 marcha de Cibeles a Sol por una Democracia Real Ya!

Nos vemos allí!

Anuncios

Se puede matar, muchachos.

noviembre 20, 2010

Es sabido que en tiempos de crisis, aflora entre la gente un olfato casi animal que busca con minuciosidad dar con alguna ganga, algún chollo. Se buscan las ofertas de los supermercados, el compre uno y lleve dos, se comparan marcas hasta dar con la más conveniente y así se busca resolver el día a día manteniendo cubiertas las necesidades básicas de alimentación.

Ahora bien, en los últimos tiempos, la oferta de ocasión es un producto distinto que viene a solventar necesidades más primarias, más oscuras: la muerte.

Si bien contamos con numerosos ejemplos de esta corriente comercial, la aparición estelar en el mercado de ofertas la tuvimos hace unos meses cuando vimos cómo el ejército de Israel nos daba la pauta de que se puede matar tranquilamente a coste cero. Fue la gran ganga del mes de mayo pasado. Se puede abordar un barco humanitario, enfrentarse violentamente con equipamientos de la más moderna tecnología militar a activistas con palos o a lo sumo algún cuchillo, liquidarlos en un abrir y cerrar de ojos y no tener ninguna consecuencia.

Ahora vemos un nuevo capítulo de esta moda internacional. La policía de Marruecos entra por la fuerza en un campamento de protesta pacífica del pueblo Saharaui y ante la cara de nada de la comunidad internacional, se carga el campamento dejando atrás muertes, desapariciones y torturas. Y no pasa absolutamente nada.

Sin embargo, podríamos caer en un error y sacar conclusiones fatídicas para cualquier mortal, normal y corriente que un día le entren ganitas de matar tranquilamente a su vecino, a su profesor de filosofía o al amante de su novia. Aunque pudiera parecer lo contrario, el chollo de matar no está al alcance de todos.

Es por eso que el Mosquito, en su afán de educar a la juventud, acerca a su público este primer manual sobre “Cómo matar tranquilos y no comerse veinte años en el trullo”.

Extracto del capítulo IV “Instrucciones técnicas para ejecuciones extra-judiciales gratuitas”

  1. Construye un país
  2. Hazlo miembro de la ONU
  3. Apúntate a todos los organismos de derechos humanos que encuentres. No importa si los conoces o no, sino que aparezcas en todos, aunque sean los del barrio.
  4. Hazte amigo comercial de tus compis de la ONU. Algún gasoducto que tengas a mano, petróleo, armas, o algo que puedas intercambiarle a tus nuevos amigos. Candidatos especialmente fáciles son España, Francia o Estados Unidos.
  5. Procura que en tu país haya algún grupito de radicales peligrosos que puedas controlar pero que a su vez te sirvan como amenaza en momentos de negociación. Del estilo de “Si no me dejan ametrallar tranquilo, tal vez no pueda controlar al perro rabioso que tengo en casa”
  6. Señala un enemigo malísimo, terrible, poderosísimo. En general suele bastar con decir que tus vecinos son “terroristas”. Un ejemplo puede ser “En el bar de la esquina están tomando vino fino unos terroristas” y ya puedes disparar el misil aire-tierra contra el bar Manolo’s.
  7. Una vez en faena, puedes gasear, arrasar, acribillar, secuestrar, violar, golpear o torturar pero siempre en “defensa propia”, o por lo menos eso es lo que debes decir cuando vayas, días después, a hablar en la ONU. Ellos te comprenderán.

Finalmente es importante resaltar que si no cumples estas normas ni se te ocurra matar, ni insultar, ni pasarte en el límite de velocidad, ni copiarte en un examen, porque vas de culo. Todas las cosas que te han dicho en casa, en el cole, en la iglesia, todas esas normas, que no se puede esto, que no digas lo otro, que el respeto, que la educación, que los mandamientos, todo eso, que por supuesto prohíben matar, son de obligado cumplimiento para todos los que no acrediten estos requisitos anteriormente citados.

Así que si eres un pringado estudiante/a, parado/a, mileurista, panoli o jubilado/a, lo sentimos, esta oferta no es para tí.

Los niños del cable

abril 16, 2010

Prácticamente sobran las palabras. Sin embargo es imposible dejar de mirar aquí cerca, Madrid, España, Europa. Pensar en los mil y un debates educativos, estériles, muertos, inofensivos. Cuando la educación es una obligación más que un derecho al que se aspira y se defiende, es probable que estemos hablando de sociedades muertas. Muertas de vejez, de polvo, de aburrimiento, de saciedad. Del otro lado, si la educación es un lujo al alcance de unos pocos, tal vez se trate de sociedades heridas de muerte. Jóvenes, vivas, desequilibradas, y con heridas mortales.

Recurrir al vídeo de los niños del cable, recogido en You tube,  es probablemente criticable. Y establecer comparaciones entre sociedades tan diversas, dirían los expertos y políticos, es hacer demagogia. Seguramente tienen razón. Pero de todas maneras, el caso es que al Mosquito las razones le entran y le salen por un único y misterioso sitio mosquitil. Y este Mosquito, con vídeo o sin vídeo está dispuesto a envenenar su aguijón para enfermar a quienes han hecho del debate educativo esta mierda vacía de significados, de importancia, de vida. Que la autoridad del profesor, que la motivación de los alumnos, que la introducción de las nuevas tecnologías, que la inmigración…Vergüenza debería dar hablar de estas estupideces. No es este el problema, amigos. El problema es que esta sociedad murió hace algún tiempo ya. Y hay quienes insisten en alargar su velorio.

De todas maneras, piensen que esto lo dice un Mosquito, por lo tanto ni es verdad, ni caso hay que hacerle. Pero si alguien le preguntara su opinión, es probable que dijera que lo mejor es velar al muerto toda una noche, llorarlo si es el caso, al día siguiente enterrarlo y luego a atender a los que vienen detrás, como estos, los del cable.

FUENTE: You Tube, Alsinopp,

El documental es de Pirry un periodista colombiano

Futuro a la bolognesa

noviembre 27, 2009



Envíalo a Keegy.com
Hasta los Mosquitos sabemos que si tenemos laurel, cebolla, ajo, carne picada, tomate, sal y pimienta, podemos preparar una exquisita salsa bolognesa. Lo que pocos saben es que existe otra manera de tener una buena bolognesa, aunque esta caiga un poquito más pesada al estómago. Sus ingredientes: una buena dosis de desoncierto educativo, muchos, pero muchos kilos de amor al mercado, un puñado de uniformismo, grandes cantidades de visión cortoplacista, aderezadas con ansias sociales suicidas. Si se mezclan estos ingredientes y se colocan sobre la lenta llama de la desinformación se consigue un plato de rechupete: El Plan Bolonia.

España y Europa entera están ya, tenedor en mano, disfrutando las delicias de un plato sabroso, relamiéndose al pensar en un futuro pujante, competitivo. Un futuro donde sus jóvenes salgan de las universidades como expertos en aquellas formaciones que demanda el mercado, con la posibilidad de prestar sus servicios en cualquier punto del gran país europeo y de este modo ponerse a la altura de grandes potencias como EE.UU o Japón.

Y es ahí a donde los mosquitos nos desplazamos (en blogonave). Gracias a dos pilotos Tuertos, nos trasladamos a Japón, reconocida potencia del conocimiento, la innovación y la tecnología. A estas características, ya conocidas, sumamos uno que nos sorprendió: su amor por la bolognesa.

Desde hace años, Japón viene implementando nuevas políticas universitarias que nos recuerdan mucho al estilo competitivo-ultraliberal que se plantea en Europa con el Plan Bologna. Y conocer la situación de Japón nos permitiría hacer un viaje al futuro del que se podrían sacar conclusiones de valor. Nuestros tuertos amigos nos hablan de Japón y nos preguntamos si no hablarán de España y del futuro de Europa, con sus planes Bolonia en la mochila. Si se atreven a hacer el viaje, advertimos a la audiencia que el contenido de lo que van a leer, puede herir sus sensibilidades y por qué no decirlo, hacerles fruncir el ojete, con todo respeto.

Con ustedes: La historia de la generación perdida. (Gracias amigos tuertos!)

 

“La tecnología japonesa es de sobras conocida en todas partes del globo. Todos hemos tenido alguna vez algún electrodoméstico, alguna videoconsola o algún aparato japonés en casa. La tecnología siempre ha estado al orden del día en este país, ya que hasta ahora los japoneses no esperaban el futuro, sino que se lo inventaban.Durante este periodo, las compañías crearon un sistema de reclutación de empleados que ya he comentado por encima antes, pero que procederé a explicar aquí con más detalle. Los alumnos universitarios japoneses, durante el tercer año universitario, y con más de un curso todavía por delante, buscan trabajo en diferentes empresas. Los más afortunados lo encuentran ese mismo curso académico, y los menos lo hacen durante el cuarto y último, el cual dedican casi íntegramente a este propósito. Las empresas, por su parte, se comprometen a contratarlos a partir del año fiscal inmediatamente siguiente a su graduación, lo que significa acabar la universidad en febrero y comenzar a trabajar en abril. La gente que antes de acabar la carrera universitaria no ha encontrado trabajo, difícilmente vuelve a encontrarlo porque la mayoría de empresas solamente contratan gente para trabajar a partir de abril y las personas que han estado un año sin trabajar suelen ser rechazadas sistemáticamente.Si bien esto pasaba con las universidades privadas, las hasta hace poco universidades públicas se podían permitir el lujo de mantener el nivel porque percibían subvenciones estatales. Pero para acabar de liarla, siguiendo con la política de privatización de todos los servicios públicos del país, el gobierno ha privatizado este año todas las universidades públicas que quedaban sin privatizar: ya no existe ni una sola en todo el país, hecho que ha sumado a éstas a la lucha para conseguir alumnos o, lo que es lo mismo, hacer más fáciles las carreras.  (more…)

La Historia en colores

noviembre 24, 2009

La Historia es una de las materias que, pudiendo ser de las más apasionantes de un curso, muchas veces se convierte en un laberinto de fechas y nombres sin relación entre sí. Tal vez sea por eso que en el ambiente se percibe tanto despiste con el presente y el futuro. Probablemente sea difícil, pero es urgente comenzar a tirar de ese hilo, el de la historia, para descubrir las costuras y descosidos que se llevan hoy en día. Y para preparar un buen traje para los días que vendrán.

Como siempre, el Mosquito quiere dejarles a los futuros costureros un regalo. En este caso, un excelente trabajo en vídeo de Pedro Cruz que conocimos gracias a la revista Educación 2.0 . Se trata de una visualización de la expansión y declive de los imperios europeos (Británico, Español, Francés y Portugués) desde 1800.  Quién dijo que la historia no podía ser atractiva?