Archive for the ‘Eduación por competencias’ Category

Espionaje (II): 2 profes hablan de educar por competencias.

noviembre 12, 2009

Parece que la persecución se ha calmado y que ya puedo seguir retransmitiendo el debate convenientemente camuflado entre el negro sobre blanco de las letras de un libro abierto.

X:  Ya, ya, …  Pero lo que he estado leyendo y quisiera ver el modo de incluir en nuestra programación son las competencias que define Philippe Perreonud en la entrevista que tengo aquí fotocopiada.  Es interesantísima, es un enfoque nuevo.  La verdad es que yo pensaba como tú que esto de las competencias, al final, era más de lo mismo y que sólo iba a ser papeleo, pero lo que dice Perronoud es algo muy diferente.  Según él, trabajar por competencias puede servir para atender, precisamente, al alumnado que no tiene interés u opciones de llegar a la educación superior, al alumnado al que no le dice nada la educación secundaria orientada hacia estudios más elevados, hacia nuevas metas siempre académicas.  Propone otras competencias muy distintas a las de carácter académico y que tienen un cariz más útil para la vida porque intentan asegurar que el alumnado sale de la educación obligatoria con las competencias que le van a ser útiles para su futuro en la sociedad.  Mira, estas son las que define:

1.-  Saber definir, evaluar y hacer valer sus recursos, sus derechos, sus límites y sus necesidades;

2.-  saber, individualmente o en grupo, diseñar y conducir proyectos, desarrollar estrategias;

3.-  saber analizar situaciones, relaciones de los campos de fuerza de manera sistemática;

4.-  saber cooperar, actuar en sinergia, participar en un colectivo, compartir un liderazgo;

5.-  saber construir y animar organizaciones y sistemas de acción colectiva de tipo democrático;

6.-  saber administrar y superar conflictos;

7.-  saber jugar con las normas, servirse de ellas, elaborarlas;

8.-  saber construir ordenamientos negociados más allá de las diferencias culturales.

¿Qué?  Impresionante, ¿eh?

Y:  Mucho, mucho, la verdad es que has dado en el blanco …

X:  Ya veo.  Te has quedado como embobado, con la vista fija.  ¿Qué es lo que más te llama la atención?

Y:  Pues …, la atención, la atención, … el zambombazo que le voy a dar al mosquito con el boli en todo el colodrillo.  ¿Te has fijado que está puesto justo en la diana de la o de Perrenoud?

¡Zas!

Y:  Pero bueno, … ¡No le he dado!

X:  Pero, ¿te quieres comportar y hablar en serio?  ¿No te das cuenta de que lo que propone Perrenoud es dotar a la educación de un nuevo sentido que, quizá, esté más de acuerdo con las necesidades de los tiempos que corren?  ¿No te das cuenta de que esta visión alternativa de las competencias lleva el debate a unos parámetros nuevos en los que quizá se pueda evitar parte del tremendo fracaso escolar que nos asola?

Y:  Tranquilo, que te estaba escuchando atentamente.  Osea, que lo que quieres es que dejemos de dar nuestras asignaturas y nos dediquemos a enseñar a los chavales cómo se monta un sindicato para que ellos mismos se hagan sus normas y puedan triunfar en la sociedad.  Pero, hombre, que eso ya lo enseñan los periódicos.  ¿No ves las noticias?  ¿No ves la cantidad desmedidas de espabilados que se dedican a superar los conflictos para llevarse la pasta con más o menos disimulo?

X: ¿Y tú no ves que de lo que se habla es de formar a la gente para que colabore, para que se una para solucionar sus problemas, no ves que no se trata de fomentar posiciones individualistas en la sociedad, sino comunitarias y que promuevan el bien general?

Y:  Pero, hombre, …, lo que tú propones no nos lo aprueba ningún inspector.  Vamos a ser el departamento hazmereir del instituto.

X:  ¿Por qué?

Y:  Pues porque todo eso es utópico, meros deseos.  Y ni siquiera sé si son bonitos deseos.  Me parece hasta peligroso.  Además, para eso no estamos formados.  Te lo vuelvo a repetir, nosotros sabemos de lo que sabemos.

X:  a lo mejor es utópico pero también me parece necesario.  Parece que hay, al menos, un tercio del alumnado que no quiere proseguir estudios, que lo que hace aquí no le sirve para nada, no le motiva, no le dice nada.  Y nosotros, una y otra vez, les intentamos hacer pasar por el aro.  Y de lo que estamos seguros es de que no funciona.  Los chavales no se enganchan, los problemas de disciplina aumentan, la desilusión del profesorado por un trabajo en el que continuamente no se consiguen los objetivos es mayor, …

Y:  Y… ¿lo vas a solucionar intentando que el alumnado sepa gestionar sus conflictos?

X:  ¡Pues claro!  Precisamente de eso se trata.  ¿No lo ves?

Y:  ¡Uf!  No, si con razón digo siempre que internet es maligno.  Anda, vamos y te invito a un café a ver si se te desatascan las neuronas.  Y, por favor, esto no se lo comentes a nadie que se van a reír de nosotros.

X:  Pues ya es tarde porque lo he estado hablando con un par de jefes de departamento.

Y:  Ya notaba yo que la gente nos miraba raro.

X:  No, tranquilo.  Nadie me hizo mucho caso.  Lo único que les interesaba era rellenar el papeleo de las programaciones poniendo en lo de las competencias lo básico del fárrago legal.

Y:  ¡Menos mal!  Aún queda gente sensata.

Les acompaño a la cafetería del centro pero ya no hablan del tema.  He vuelto al departamento y me he repasado las competencias que propone Perrenoud.  La verdad es que es otra mundo.  Como mosquito educativo que es uno, noto que algo se me mueve por dentro (señal mosquitil, de gusto y placer).  Pero sobre todo dudo de cómo se puede implementar una propuesta así.

¿Qué os parece a vosotros?

Anuncios

Espionaje (I): 2 profes hablan de educar por competencias.

octubre 31, 2009

Je, je, je.

¿Quién va a pensar que un mosquito tiene un blog?  ¿Quién va a pensar que el blog del mosquito es educativo?  ¿Quién va a pensar que el mosquito dueño del blog hace misiones de espionaje en los centros educativos y se cuela, con mucho peligro en los departamentos de los profesores para cotillear todo lo posible?  ¿Quién de vosotros, fatuos humanos, va a sospechar que los mosquitos tenemos mucha memoria para lo pequeños que somos y que no es más que una leyenda urbana lo de “tener menos memoria que un mosquito“?

Como nadie se fija mucho en nosotros, si somos capaces de no hacer mucho ruidito zumbador con nuestros aleteos pasamos desapercibidos de lo más. Por ello he pillado esta conversación entre dos profesores (X, Y) de un instituto cualquiera (Z):

X: Estoy pensando qué añadir en la programación sobre lo de educar por competencias.
Y: Ya.
X: La verdad es que casi todo lo que he leído sobre educar por competencias me parece un rollo …
Y: Tremendo. Es más de lo mismo, otra paja mental de los listillos de arriba, otra vuelta de tuerca a lo de siempre, otra vez hacer lo de siempre cambiándole los nombres. Vamos, nada de nada.
X: Ya, pero…, lo tenemos que incluir en la programación del Departamento. Y si lo incluímos nos obligamos, de cierta manera, a aplicarlo.
Y: ¿Y? Qué más da, tú lo incluyes, lo aprobamos y luego a dar clase como siempre.
X: Sí … Pero es que lo que yo quería incluir es una perspectiva que me ha parecido novedosa y muy innovadora …
Y: Pero, … ¡¿qué dices?! Lo de las competencias es más cháchara sobre los mismo. Mira, las competencias famosas son:

  1. Competencia en comunicación lingüística
  2. Competencia matemática
  3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico
  4. Tratamiento de la información y competencia digital
  5. Competencia social y ciudadana
  6. Competencia cultural y artística
  7. Competencia para aprender a aprender
  8. Autonomía e iniciativa personal

Ahora, dime tú cómo conseguimos enseñar todo eso con la carencia de horas que tenemos y con la carencia de medios que disfrutamos, que llevo dos semanas solicitando poder acceder al aula de informática de mi centro y aún no me han dejado, ¡que es peor que pedir ver al rey!

X:  Sí, pero …

Y:  Y, además, ¿quién está formado para hacer todo eso?  ¿Tú sabes de todo eso?  ¿Me vas a obligar a mi a dar todo eso sin que nos hayan formado?  ¿Qué hacemos entonces, tiramos nuestras asignaturas a la basura y sólo hacemos lo de las competencias?  ¡Que la competencia en matemáticas la enseñen los de mates y la de lengua los de lengua, y así sucesivamente!  Nosotros a lo nuestro.

X:  Ya, pero hay que incluirlo en la programación …

Y:  Pues lo incluyes.  No te digo que no.  Pero ahí se queda todo, como un papel mojado más, como siempre.

X:  Lo que pasa es que si lo incluimos en la programación, de alguna manera, nos obligamos a cumplirlo …

Y:  ¡Sí, hombre!  Y dejamos de dar clase y nos ponemos todos a trabajar por competencias sin tener ni idea de lo que es.  ¿No es bastante difícil controlar a una clase ya, intentar enseñarles algo de nuestra asignatura – que es de lo que sabemos un poco – y sobrevivir a esta panda de preadolescentes y adolescentes desinteresados y faltones?  ¿Cómo nos vamos a meter en camisas de once varas, así, por las buenas, porque nos lo manden unos “expertos pedagogos” que no han pisado una clase en medias en su vida?

X:  Ya, pero es que a mi me gustaría incluir una cosa novedosa que he encontrado en internet …

Y:  ¡Ahí le has dado!  La competencia digital, muy bien fiera.  “El novedades” te voy a llamar.  Y ¿yo por qué te voté como jefe de Departamento, supereinstein?  Pero mira, querido, si todo ya está inventado:  ¿tú no les llevas a ver vídeos?  Pues ya está, la competencia digital.  ¿No hacemos cuentas cuando nos son necesarias para la asignatura?  Pues toma competencia matemática.  ¿No les mandamos unas lecturas obligatorias y algunas recomendadas, no leemos el libro en clase, no hacemos los exámenes por escrito?  Pues toma competencia lingüística.  ¿No voy a espachurrar al mosquito ese tan pesado y se lo voy a llevar al de Biología para que lo mire al microscopio?  Pues toma competencia de conocimiento e interacción con el mundo físico.  ¡Que todo está inventado, que no han descubierto nada!  Y el mosquito debe ser un experto en la competencia de autonomía e iniciativa personal, que no veas cómo huye, que parece un inspector cuando le llevas un problema.

¡Uf!  Casi me pilla.  He tenido que huir hasta colarme en un bote de lápices donde casi nunca suelen mirar.  Los humanos sois muy listos y siempre esperáis que estemos descalabrándonos en los cristales de las ventanas o que volvamos a picaros nuevamente.  Ignoráis que estamos muy capacitados gracias a nuestra alta competencia cultural y artística en huir de seres tan grandotes, lentos y pesados como vosotros.

La verdad es que la conversación se paró y ahora espero que dejen de buscarme para que la continúen.

Seguiremos informado.