Archive for the ‘Discurso a los jóvenes’ Category

Despertamos al abuelo

mayo 15, 2011

El cuadro de situación es el siguiente.

Mosquito retirado en paradisíacas playas picaba y picaba sin pensar en mañana. Disfrutaba de su merecido retiro. Sin embargo, un ruido que cada día es más fuerte, lo obliga a esforzarse por no pensar y seguir así en el limbo de su dorado retiro. Pero, como todos sabemos, una vez que te joden la siesta, no hay manera de hacerse el dormido por mucho más tiempo.

Así que Mosquito pega la vuelta, bate sus alas y se acerca de nuevo al barrio. Al primero que se encuantra es al abuelo, aquel que era mejor que no despertáramos. Más despierto que nunca. Y junto con él, cientos de personas despiertas, de pie, indignadas, preparando la marcha para ganar la calle.

Me pareció una visión, un sueño, una película. Pensé, como tantas veces escribí aquí, que en España la gente no se moviliza, no protesta. Pensé que era esa la condición para ser un español decente. Que luego de tanta lucha, tanto conflicto, tanta sangre, el español de ley estaba dispuesto a tragarse todos los sapos que hiciera falta y que solo estaba habilitado para indignarse con su equipo de fútbol o contra su presidente en el bar, ladrando con la furia de un perro de caza, pero en el bar. Después de ver como la política y la banca se iban de fiesta, con orgía incluida y luego, resacosos y con la corbata y el rimel desaliñados, comparecían risueños en sus televisiones y pedían a la gente común que le pagara la juerga, sin que nadie dijera ni mú, pensé que ya lo había visto todo. Luego de compartir un agradable botellón con los jóvenes que saben que son una generación hiper titulada condenada al desempleo y después de comentar entre risas lo bien que estaban antes, cuando aún soñaban con el mileurismo, me planteé mi jubilación como Mosquito.

Pregunté qué había pasado y me mostraron algunas cosas que desde mi retiro no había tenido la posibilidad de descubrir. Según parece, el último tiempo ha sido algo así como la era de Sodoma y Gomorra de la economía mundial. Una auténtica juerga financiera y por lo visto, algunos desperfectos en la organización de la fiesta han hecho que hubiera que poner unos euritos de más. Pero según me comentan, con un poco de ajuste de la población mundial y unos cuantos millones de personas que se pasen del otro lado de la línea de pobreza, la fiesta podría mantenerse por unos añitos más. Para ilustrarme un poco más me enseñaron un documental muy interesante. Inside Job que nos enseña los errores que no debemos cometer si queremos montar una buena partuza financiera.

Otro de los factores que han hecho despertar a tanta gente han sido unos vecinos ruidosos. Parece que un buen día, una parte del mundo asumió que vivir en la opresión y la miseria es morir y decidió plantarse ante dictaduras que todos creían eternas e inamovibles. Túnez, Egipto, Libia, Marruecos y muchos más empiezan a mostrarle al mundo que aún queda indignación suficiente para ponerse de pie.

Y por último, en estas tranquilas tierras europeas, algunos abueletes deciden mandar un mensaje a los más jóvenes. Aquel abuelo que preferíamos dormido para que no viera las condiciones en las que hoy se vive y se trabaja, es el que decide escribir una carta a los jóvenes invitándoles a algo muy básico: “¡Indignaos!” Y resulta que el abuelo es Stéphane Hessel, un veterano de la resistencia francesa de 93 años. Y junto con él, otro abuelo, José Luis Sampedro de  94 años, invita a todos los jóvenes españoles a resistir y a crear. Casi centenarios, los abuelos llegan con su mensaje a cientos de personas que hoy mismo, 15 de Mayo se movilizan en toda España pidiendo Democracia Real Ya!.

Así que este Mosquito decide batir sus alas y prepararse para salir esta tarde a ver como una generación se pone en pie, algo que pensé que no vería y que según parece, solo es el principio.

ESTA TARDE, Domingo 15 de Mayo, 18:00 marcha de Cibeles a Sol por una Democracia Real Ya!

Nos vemos allí!

Anuncios

Se puede matar, muchachos.

noviembre 20, 2010

Es sabido que en tiempos de crisis, aflora entre la gente un olfato casi animal que busca con minuciosidad dar con alguna ganga, algún chollo. Se buscan las ofertas de los supermercados, el compre uno y lleve dos, se comparan marcas hasta dar con la más conveniente y así se busca resolver el día a día manteniendo cubiertas las necesidades básicas de alimentación.

Ahora bien, en los últimos tiempos, la oferta de ocasión es un producto distinto que viene a solventar necesidades más primarias, más oscuras: la muerte.

Si bien contamos con numerosos ejemplos de esta corriente comercial, la aparición estelar en el mercado de ofertas la tuvimos hace unos meses cuando vimos cómo el ejército de Israel nos daba la pauta de que se puede matar tranquilamente a coste cero. Fue la gran ganga del mes de mayo pasado. Se puede abordar un barco humanitario, enfrentarse violentamente con equipamientos de la más moderna tecnología militar a activistas con palos o a lo sumo algún cuchillo, liquidarlos en un abrir y cerrar de ojos y no tener ninguna consecuencia.

Ahora vemos un nuevo capítulo de esta moda internacional. La policía de Marruecos entra por la fuerza en un campamento de protesta pacífica del pueblo Saharaui y ante la cara de nada de la comunidad internacional, se carga el campamento dejando atrás muertes, desapariciones y torturas. Y no pasa absolutamente nada.

Sin embargo, podríamos caer en un error y sacar conclusiones fatídicas para cualquier mortal, normal y corriente que un día le entren ganitas de matar tranquilamente a su vecino, a su profesor de filosofía o al amante de su novia. Aunque pudiera parecer lo contrario, el chollo de matar no está al alcance de todos.

Es por eso que el Mosquito, en su afán de educar a la juventud, acerca a su público este primer manual sobre “Cómo matar tranquilos y no comerse veinte años en el trullo”.

Extracto del capítulo IV “Instrucciones técnicas para ejecuciones extra-judiciales gratuitas”

  1. Construye un país
  2. Hazlo miembro de la ONU
  3. Apúntate a todos los organismos de derechos humanos que encuentres. No importa si los conoces o no, sino que aparezcas en todos, aunque sean los del barrio.
  4. Hazte amigo comercial de tus compis de la ONU. Algún gasoducto que tengas a mano, petróleo, armas, o algo que puedas intercambiarle a tus nuevos amigos. Candidatos especialmente fáciles son España, Francia o Estados Unidos.
  5. Procura que en tu país haya algún grupito de radicales peligrosos que puedas controlar pero que a su vez te sirvan como amenaza en momentos de negociación. Del estilo de “Si no me dejan ametrallar tranquilo, tal vez no pueda controlar al perro rabioso que tengo en casa”
  6. Señala un enemigo malísimo, terrible, poderosísimo. En general suele bastar con decir que tus vecinos son “terroristas”. Un ejemplo puede ser “En el bar de la esquina están tomando vino fino unos terroristas” y ya puedes disparar el misil aire-tierra contra el bar Manolo’s.
  7. Una vez en faena, puedes gasear, arrasar, acribillar, secuestrar, violar, golpear o torturar pero siempre en “defensa propia”, o por lo menos eso es lo que debes decir cuando vayas, días después, a hablar en la ONU. Ellos te comprenderán.

Finalmente es importante resaltar que si no cumples estas normas ni se te ocurra matar, ni insultar, ni pasarte en el límite de velocidad, ni copiarte en un examen, porque vas de culo. Todas las cosas que te han dicho en casa, en el cole, en la iglesia, todas esas normas, que no se puede esto, que no digas lo otro, que el respeto, que la educación, que los mandamientos, todo eso, que por supuesto prohíben matar, son de obligado cumplimiento para todos los que no acrediten estos requisitos anteriormente citados.

Así que si eres un pringado estudiante/a, parado/a, mileurista, panoli o jubilado/a, lo sentimos, esta oferta no es para tí.

Cuál es tu problema?

noviembre 17, 2010

Eso. Cuál es tu problema? No estaba. Me tuve que ir. Tuve que dejar de escribir. El Mosquito dejó de batir sus alas. Y qué?

Nunca te pasó? Nunca te aplastaron contra una pared? Nunca te arrancaron las patas entre carcajadas e insultos? Nunca te ahogaron en una tasa de té caliente? Nunca te encerraron en un puño hasta dejarte sin aire, ahogándote con tu propia lengua? Nunca recibiste, en la indefensión absoluta, un certero golpe de periódico que deja todo cancelado, suspendido para dentro de mil vidas? Al Mosquito le pasó.

Desde ese lugar donde me quedé, casi como quien está mirando un vídeo, pude ver todo lo que pasó en estos meses. Sin atinar a moverme, vi juventudes en pie de guerra, políticos en campaña electoral, sindicatos en decadencia, economías respirando de mentira y familias sucumbiendo de verdad. Lo ví con los ojos vidriosos de un Mosquito mudo, disecado.

Sin embargo, una vez más, unos imberbes vinieron a fastidiarlo todo. Nada es más tranquilizador que un certificado de defunción. Y ahí tuvieron que venir, niñatos buenos para nada, a decir que no, que nada de finales. Que al contrario, que ahora viene lo bueno. Que es el tiempo de decir lo que otros no dicen. Que es momento de pensar, de hablar, atropellar, enloquecer,  arrollar, amedrentar y revolver a estos que permanentemente “dicen poco, porque saben poco!”. Tiempo de sacudir a los que, como el Mosquito, veían con ojos de lata como la mugre lo cubre todo.

Sabido es que a este alado, dar guerra le gusta más que a un político una cámara. Así que aquí estamos, gracias a Calle 13, al Residente, al Visitante, de nuevo listos para el vuelo.

Calle 13, estos tremendos puertorriqueños (ya hablaremos de ellos y su música), sacan disco nuevo, “Entren los que quieran”. Este primer corte de su disco, “Calma Pueblo” fue censurado en muchos países latinoamericanos. Así que ahí lo tienen. Querías sopa? Pues toma dos tazas.

¿los jovenes pasan de la política?

enero 1, 2010

FUTURO

Según los datos que maneja el INJUVE y publica periódicamente (aquí puedes ver la V encuesta) , los jóvenes pasan de la política y se preocupan principalmente por su futuro próximo y más en concreto por las pocas perspectivas que encuentran en cuanto a las posibilidades de trabajo (precariedad, explotación y bajos salarios), problemas de acceso a la educación, problemas económicos y familiares, de vivienda (o mejor dicho, imposibilidad de independizarse por los costes de la vivienda), etcétera.

Consideramos que esto únicamente es un punto de vista y un punto de vista interesado que demoniza a los jóvenes desde una visión cínica, instalada y bienpensante.

¿Que los jóvenes pasan de la política en un país donde el índice de afiliación a partidos políticos no llega al 4% de la población y el de sindicación al 9%?, ¿Que los jóvenes pasan de la política en un país donde el paro juvenil afecta a más de 1/3 de los jóvenes demandantes de empleo?, ¿Que pasan en un país donde el sistema de vida implantado les condena a no poder independizarse hasta la media de los 28 años de edad por falta de recursos y por falta de vivienda asequible? ¿en un país donde la clase política es considerada por la población como el tercer problema después del paro y de la situación económica? ¿en un país donde en sólo un año se han encarcelado mil cargos públicos por cohecho o corrupción? ¿en un país donde la política ha implantado un sistema burocrático de partidos miméticosy de delegación e irresponsabilidad para la inmensa mayoría? ¿donde la alternancia no es realmente una alternancia política sino una poliarquía plutocrática de componendas e intereses de unas élites amigas y alejadas de la sociedad?.

Si tienen curiosidad, indaguen en las actas (son públicas) de las sesiones del Congreso o del Senado, o de cualquier cámara autonómica, y miren cuántas veces, de qué modo y para qué se ha abordado la juventud y la política hacia la juventud. ¿No son discursos huecos y retóricos? ¿No están plagados de miedos y prejuicios?. Si miran los discursos de los “otros” actores sociales (sindicatos, patronal, iglesias, etcétera) verán que la cosa no difiere mucho. Y las medidas políticas que se desarrollan en todos los órdenes, ¿benefician o perjudican en realidad a los jóvenes? ¿quién pasa de quién?

Como decimos, el mensaje constante de pasotismo de los jóvenes es un punto de vista. Pero un punto de vista para nada inocente. Pretende victimizar (y detrás del victimismo se esconden las políticas paternalistas y reactivas) y desmotivar a los jóvenes y conducirlos a la impotencia y al autoflajelo: ¡que sean como nosotros! Y lo hacen desde unos postulados que no se sostienen, planteando una visión maniquea en la que los “mayores” son responsables, ecuánimes, comprometidos, etcétera, y los jóvenes un desastre complaciente y consumista.

Ahora bien, los que nos predican (a veces con una nostalgia enfermiza) su compromiso de antaño y su ímpetu en su juventud, casualmente, nunca estuvieron metidos en compromisos de ningún tipo. Aquí nos conocemos todos, amigos, y gente implicada hubo muy poca antaño, tal como ahora, y les podemos asegurar que casi ninguno de los predicadores de hogaño estaban entre los comprometidos (pero sí entre los arribistas).

Los que predican con ese énfasis el conformismo de los jóvenes parece que no se ven en un espejo.

Tal vez los jóvenes nos devuelven una imagen propia amplificada ¿es esa la que no nos gusta?. Entonces. ¿Por qué no abordamos políticas transformadoras y de empoderamiento de los jóvenes para que no sean más de lo mismo?

Como decimos, no es que los jóvenes pasen de la política. Pasan de nuestra manera instalada de hacer la política. Desacatan y desertan de nuestro mundo descomprometido y se niegan (al menos el tiempo que pueden) a jugar a nuestros pasteleos.

Porque muchos de esos jóvenes sienten un compromiso diferente y, si nos fijamos con más atención, realizan prácticas de vida y de compromiso diferentes y tal vez incomprensibles para nosotros.

Preocupaciones de los jóvenes

diciembre 7, 2009

El mosquito, como siempre, anda espiando por los rincones.

Hoy nos ha tocado un grupete de chavales que discutía acaloradamente. No vamos a reproducir (se nos olvidó la grabadora esta vez) su conversación, pero sí a comentar que entre las preocupaciones que los chavaletes tenían estaba la de la paga, porque al parecer, con la crisis ésta se ha venido abajo estrepitosamente, y esto dificulta el ocio juvenil. Además se plenteaban un tremendo conflicto en la casa y es el tema de la hora de salida y de llegada a casa. Los chavales se quejan de una cierta incoherencia porque les ponen horas de llegada (sobre todo a las chicas) muy rígidas pero luego, cuando están en casa, no les hacen ni caso y tampoco se interesan por su vida y sus necesidades. Otra queja tiene que ver con lo pesados que se ponen en casa con las labores del hogar y la limpieza del cuarto, con los problemas que les ponen para usar internet, chatear,…

Un chaval se quejaba de una charla que le ha dado un tutor en el colegio. Que si pasas de todo, que si era un irresponsable, que si no estudiaba…que si le faltaba al respeto, que lo mejor que podía hacer es no ir por clase,… en ningún momento, decía, se había preocupado por preguntarle si tenía problemas personales o en su casa, si comía todos los días y, en fin, algunas cosas que en el caso de este chaval matizaban bastante el discurso tipo de los profes y señalan a las claras uno de los perfiles de lo que podemos llamar conflicto estereotipado profesor-alumno.

Intentaremos entrar a alguna de sus casas para conocer el otro lado del asunto: la opinión de los padres.

Problemas de un maestro

diciembre 4, 2009

Hablar de educación desde el escritorio es diferente a hacerlo desde la tarima (con el debido cuidado de no tropezar con la misma) o desde el pupitre. Hemos encontrado un vídeo de Gomaespuma que puede servir de aliciente para plantear, con un cierto tono de humor, situaciones de a diario que ponen en entredicho los buenos consejos.

Con el mismo queremos aguijonear los comentarios y sugerencias sobre aspectos educativos tales como la disciplina, la autoridad, la relación intercultural, los contenidos, etcétera, pero sin perder el humor.

El botellón

noviembre 25, 2009

Una de las preocupaciones de los chavales y chavalas es la del botellón. Como Mosquitos que somos, nos interesa mucho conocer las costumbres botellonísticas y los diversos aspectos relacionados con esta manera de utilizar el ocio. Aunque los mayores suelen mirar con ojos censores estos comportamientos, convendría encontrar las claves desde las que resulta tan atractivo el botellón para los jóvenes.
No queremos aventurar hipótesis, pero ahí lanzamos algunas ideas provocativas:

1) No se trata de promover botellones, pero sí de entender qué necesidades (de diversión, de cohesión, de pertenencia, etcétera) cubre éste en los jóvenes, de cara a reinventar modelos de ocio creativos, sanos y atractivos para los jóvenes botellonísticos.

2) Se trata de sacar también conclusiones del modo de comunicación y de difusión de noticias y convocatorias que usan los jóvenes, para aprender de estos usos, habida cuenta de su eficacia (recordar macroconvocatorias de botellón en numerosas provincias de España).

3) Se trata de indagar no sobre el mundo que nos gustaría, sino sobre los pasos para ir transitando en este que hay. No es cuestión de condenar y anatemizar a los jóvenes por estar “cojos” ante la vida, sino de encontrar “muletas”, si hacen falta, para que puedan apoyarse en ellas y salir hacia otras propuestas desde una moral liberadora (y no represiva o conservadora).

4) Lo más difícil. Se trata de indagar y descubrir lo positivo de estos actos. ¿o es todo malo?.

El Sr. Renegado

noviembre 6, 2009

microfono_radio[1]

Por qué anda metiéndose Renegado en cosas que no le importan? Qué se ha creído, que puede decirnos cómo tenemos que vivir? Esto es intolerable! Fuera, fuera!

Renegado no hizo caso al caos que reinaba antes de sus palabras. Sabía que tenía que decirlo. Sabía que sus palabras tenían poder, no por él ni por la forma en que lo dijera, sino porque aquellas palabras, en sí mismas, tenían el poder demoledor de la sensatez, de la razón. Las había escuchado en su infancia, en su adolescencia, en aquellos momentos en que todo lo invitaba a torcer el rumbo, y era su deber, ahora que todos lo escuchaban, decirlas.

” Y este qué nos quiere contar? No se entera que aquí hablar, pueden hablar lo que quieran, pero que a mí no me manda nadie? Además qué nos va a enseñar a nosotros uno de estos? Vete ya!”

Fuera el ambiente estaba muy caldeado. Muchos pensaban que era intolerable que una persona como Renegado fuera a hablar a un lugar como ese. Se habían anticipado a sus palabras y habían marcado durísimas posiciones enfrentadas. Pocas veces, y con pocos temas, había habido tanto revuelo.

Acostumbrado a estos momentos, Renegado giró su cabeza y controló con la mirada que Renacimiento estuviera cerca. La besó con los ojos y antes de salir al estrado buscó a Pimpollo y a Resplandor para cerciorarse que el equipo, su equipo, estuviera completo. Matrix lo codeó y de esa manera supo que había llegado la hora.

“… Pero yo estoy aquí hoy porque tengo algo importante que discutir con ustedes. Estoy aquí porque quiero hablar acerca de su educación y de lo que se espera de todos ustedes en este nuevo año escolar. He dado un montón de discursos sobre la educación. Y he hablado mucho acerca de la responsabilidad. He hablado acerca de la responsabilidad de sus maestros para inspirarlos y empujarlos a aprender. He hablado acerca de la responsabilidad de sus padres para asegurarse de que estén bien encaminados, que hagan sus tareas, y de que no gasten todas las horas que están despiertos frente al televisor o con la consola. He hablado mucho sobre la responsabilidad de su gobierno para establecer altos estándares, del apoyo a los maestros y directores, y dando vueltas alrededor de las escuelas que no están funcionando, donde los estudiantes no están recibiendo las oportunidades que merecen.

Pero al final del día, podremos tener los profesores más dedicados, los padres más sostenedores y las mejores escuelas en el mundo – y nada de eso importará a menos que todos ustedes cumplan con sus responsabilidades. A menos que ustedes se presenten en esas escuelas; presten atención a los maestros; escuchen a sus padres, abuelos y otros adultos, y pongan el duro trabajo que se necesita para tener éxito.

(…) Algunos de ustedes pueden no tener esas ventajas. Tal vez no haya adultos en sus vidas que les den el apoyo que necesitan. Tal vez alguien en su familia ha perdido su trabajo, y no hay dinero suficiente. Tal vez viven en un barrio donde no se sienten seguros, o tienen amigos que están presionando para que hagan cosas que saben que no son correctas.
Pero al final del día, las circunstancias de sus vidas – como se ven, de donde vienen, cuánto dinero tienen, lo que está sucediendo en casa – no es excusa para descuidar sus deberes de casa o tener una mala actitud. No los excusa para contestarles a sus maestros, o cortar la clase, o renunciar a la escuela. No los excusa para no intentarlo.

Donde estén ahora mismo no tiene que determinar adonde acabarán. Nadie ha escrito el destino para ustedes.”

Renegado continuó hablando por un largo rato. Su discurso poco a poco hizo que todos quedaran en silencio.

TAREA PARA CASA: Antes de que cuente tres, me dices quién es Renegado y todos los demás. Por cierto, quién imaginabas que era?