Archive for 31 octubre 2009

Espionaje (I): 2 profes hablan de educar por competencias.

octubre 31, 2009

Je, je, je.

¿Quién va a pensar que un mosquito tiene un blog?  ¿Quién va a pensar que el blog del mosquito es educativo?  ¿Quién va a pensar que el mosquito dueño del blog hace misiones de espionaje en los centros educativos y se cuela, con mucho peligro en los departamentos de los profesores para cotillear todo lo posible?  ¿Quién de vosotros, fatuos humanos, va a sospechar que los mosquitos tenemos mucha memoria para lo pequeños que somos y que no es más que una leyenda urbana lo de “tener menos memoria que un mosquito“?

Como nadie se fija mucho en nosotros, si somos capaces de no hacer mucho ruidito zumbador con nuestros aleteos pasamos desapercibidos de lo más. Por ello he pillado esta conversación entre dos profesores (X, Y) de un instituto cualquiera (Z):

X: Estoy pensando qué añadir en la programación sobre lo de educar por competencias.
Y: Ya.
X: La verdad es que casi todo lo que he leído sobre educar por competencias me parece un rollo …
Y: Tremendo. Es más de lo mismo, otra paja mental de los listillos de arriba, otra vuelta de tuerca a lo de siempre, otra vez hacer lo de siempre cambiándole los nombres. Vamos, nada de nada.
X: Ya, pero…, lo tenemos que incluir en la programación del Departamento. Y si lo incluímos nos obligamos, de cierta manera, a aplicarlo.
Y: ¿Y? Qué más da, tú lo incluyes, lo aprobamos y luego a dar clase como siempre.
X: Sí … Pero es que lo que yo quería incluir es una perspectiva que me ha parecido novedosa y muy innovadora …
Y: Pero, … ¡¿qué dices?! Lo de las competencias es más cháchara sobre los mismo. Mira, las competencias famosas son:

  1. Competencia en comunicación lingüística
  2. Competencia matemática
  3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico
  4. Tratamiento de la información y competencia digital
  5. Competencia social y ciudadana
  6. Competencia cultural y artística
  7. Competencia para aprender a aprender
  8. Autonomía e iniciativa personal

Ahora, dime tú cómo conseguimos enseñar todo eso con la carencia de horas que tenemos y con la carencia de medios que disfrutamos, que llevo dos semanas solicitando poder acceder al aula de informática de mi centro y aún no me han dejado, ¡que es peor que pedir ver al rey!

X:  Sí, pero …

Y:  Y, además, ¿quién está formado para hacer todo eso?  ¿Tú sabes de todo eso?  ¿Me vas a obligar a mi a dar todo eso sin que nos hayan formado?  ¿Qué hacemos entonces, tiramos nuestras asignaturas a la basura y sólo hacemos lo de las competencias?  ¡Que la competencia en matemáticas la enseñen los de mates y la de lengua los de lengua, y así sucesivamente!  Nosotros a lo nuestro.

X:  Ya, pero hay que incluirlo en la programación …

Y:  Pues lo incluyes.  No te digo que no.  Pero ahí se queda todo, como un papel mojado más, como siempre.

X:  Lo que pasa es que si lo incluimos en la programación, de alguna manera, nos obligamos a cumplirlo …

Y:  ¡Sí, hombre!  Y dejamos de dar clase y nos ponemos todos a trabajar por competencias sin tener ni idea de lo que es.  ¿No es bastante difícil controlar a una clase ya, intentar enseñarles algo de nuestra asignatura – que es de lo que sabemos un poco – y sobrevivir a esta panda de preadolescentes y adolescentes desinteresados y faltones?  ¿Cómo nos vamos a meter en camisas de once varas, así, por las buenas, porque nos lo manden unos “expertos pedagogos” que no han pisado una clase en medias en su vida?

X:  Ya, pero es que a mi me gustaría incluir una cosa novedosa que he encontrado en internet …

Y:  ¡Ahí le has dado!  La competencia digital, muy bien fiera.  “El novedades” te voy a llamar.  Y ¿yo por qué te voté como jefe de Departamento, supereinstein?  Pero mira, querido, si todo ya está inventado:  ¿tú no les llevas a ver vídeos?  Pues ya está, la competencia digital.  ¿No hacemos cuentas cuando nos son necesarias para la asignatura?  Pues toma competencia matemática.  ¿No les mandamos unas lecturas obligatorias y algunas recomendadas, no leemos el libro en clase, no hacemos los exámenes por escrito?  Pues toma competencia lingüística.  ¿No voy a espachurrar al mosquito ese tan pesado y se lo voy a llevar al de Biología para que lo mire al microscopio?  Pues toma competencia de conocimiento e interacción con el mundo físico.  ¡Que todo está inventado, que no han descubierto nada!  Y el mosquito debe ser un experto en la competencia de autonomía e iniciativa personal, que no veas cómo huye, que parece un inspector cuando le llevas un problema.

¡Uf!  Casi me pilla.  He tenido que huir hasta colarme en un bote de lápices donde casi nunca suelen mirar.  Los humanos sois muy listos y siempre esperáis que estemos descalabrándonos en los cristales de las ventanas o que volvamos a picaros nuevamente.  Ignoráis que estamos muy capacitados gracias a nuestra alta competencia cultural y artística en huir de seres tan grandotes, lentos y pesados como vosotros.

La verdad es que la conversación se paró y ahora espero que dejen de buscarme para que la continúen.

Seguiremos informado.

Experiencias de participación I. La bufanda

octubre 22, 2009

Hoy toca compartir experiencias. Hay lugares, aunque no lo crean, en los que chicos y chicas de tu edad, están formando parte de movimientos sociales muy importantes para sus comunidades, para sus barrios, para sus ciudades. En este caso, hablamos de la provincia de Santa Fé, en Argentina. Allí, desde la administración, han puesto en marcha el Gabinete Joven, un gabinete en el que jóvenes menores de 30 años se reúnen, debaten y acercan propuestas a los diferentes ministerios del gobierno de la provincia. En Santa Fé según parece, a los jóvenes no los dejan estar demasiado tranquilos. Permanentemente hay foros, asambleas, fiestas, celebraciones, reuniones, encuentros. Mucho que hablar, mucho que buscar, mucho que pensar, mucho que construir. Sin embargo, por lo que se ve y se puede conocer a través de la web, no parece que lo estén pasando mal.

En uno de estos foros, el 1er Foro Provincial de Juventudes de la Región 3 encontramos este discurso. La Ministra de Innovación y Cultura, Chiqui González, le habla a l@s jóvenes presentes en la inauguración del Foro. Son dos partes. Y las dos muy interesantes. Hay algo curioso que ya he comentado entre mis amigos mosquitos. Se ve que existe gente capaz de hablar y lograr que quienes están delante suyo le escuchen. Parece mentira pero es así. Existen personas capaces de comunicarse con la gente más joven. Mis amigos mosquitos me dicen que no, que eso no puede ser. Que los adultos han perdido ya cualquier posibilidad de comunicarse con los jóvenes, que no saben hacerlo, que no conocen las palabras, que no quieren hacerlo. Por eso les traigo el vídeo, porque creo que no es tan cierto. Solo hace falta mucha pasión por lo que se hace, mucha decisión para salir al encuentro, mucha confianza en el otro. Y tal vez ahí está el asunto. Si no hay comunicación entre unos y otros, es probablemente porque ya no esperan nada, el uno del otro.

Chiqui González dice muchas cosas interesantes. Me gustaría comentarlas con vosotr@s si tenéis un momento. En este primer vídeo, luego de las presentaciones y todo el rollo, esta señora se empieza a meter con vosotros: qué es ser joven? se puede ser joven toda la vida? se puede ser joven estando al margen?

En el segundo está su regalo. Chiqui es maestra y eso se nota. Es capaz de hablarnos de temas tan difíciles como la participación o la solidaridad con palabras bien simples. La bufanda que se teje entre todos es, con el permiso de nuestros amigos santafecinos, el regalo de los mosquitos para tod@s los que lean este blog.

Gracias a los amigos y amigas del Gabinete Joven del Gobierno de Santa Fé, y a Chiqui González, maestra de alma y ahora Ministra de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fé.

Desconcierto educativo I. La mirada del profesor

octubre 21, 2009

z136-la-botella-medio-llena (Fuente: http://www.24rotuladores.org/ )

En la mayoría de los casos, dentro de las aulas, en la parte de adelante, hay una persona adulta. Es el profesor. El trabajo que esta persona debe realizar es un poco confuso. Entre sus funciones pueden destacarse: enseñar y transmitir conocimientos, motivar a los alumnos, evitar ser golpeado por objetos contundentes, colaborar en el desarrollo integral del alumnado, ayudarlos a pensar por sí mismos, integrar los diferentes niveles académicos, actualizar sus conocimientos y métodos, promover la resolución pacífica de conflictos, favorecer la convivencia intercultural, atender las carencias psicoafectivas del alumnado, formar personas críticas con la realidad, aguantar amenazas de padres o madres, mantener el orden de la clase, cumplir los objetivos trimestrales, preparar las clases, mediar en los conflictos, saber encajar insultos o agresiones, manejar las herramientas educativas 2.0, planificar objetivos y resultados, promover la implicación familiar, evitar el uso de navajas o cuchillos dentro del aula, y tal vez alguna que otra función más que ahora se escapa a mi cerebro de mosquito.
Sin embargo, hasta ahora nadie había incluido en esta lista una nueva función: dibujar cómic.

9-volcanes-o-crucigramas (Fuente:http://www.24rotuladores.org/ )

Desde mi corta cabeza de mosquito, percibo que en esos curiosos sitios llamados Institutos de Enseñanza Secundaria hace falta un debate tan urgente, tan decisivo, tan vital para el futuro de un país, que nadie logra salir de su aterrorizado estupor para proponer acciones que activen la implicación de todos en esta urgente tarea. Valga este post, con la ayuda de 24 rotuladores y El Listo, como pequeño aporte para la resurrección de todos los que estamos implicados en este Desconcierto Educativo. En el caso de hoy, la mirada está puesta en los profes. Pero ya tocará ponerla en los directores, en la administración y sobre todo, nuestros preferidos, los estudiantes.

2008-10-07-pozo-de-delincuencia (Fuente: http://listocomics.com/ )

Justicia

octubre 19, 2009

antinazis
Hoy han condenado a Josué Estébanez, militar español, a veintiséis años de prisión por el asesinato del joven de 16 años, Carlos Palomino. El tribunal considera que Estébanez es culpable de asesinato con el agravante de discriminación ideológica, por el que le condena a 19 años, más otros siete por intento de homicidio. Estébanez acudía aquel día a una manifestación fascista, autorizada por la Delegación de Gobierno, en el barrio madrileño de Usera, de mayoría inmigrante. Palomino, junto con otros cientos de jóvenes antifascistas querían impedir que en el corazón de un barrio de trabajadores e inmigrantes se llevara a cabo una manifestación de la ultraderecha xenófoba. En aquel encuentro en el metro de Legazpi encontró la muerte.

En este blog de mosquitos, se pica bastante a aquellos seres humanos que tienen la suerte o la desgracia de ser jóvenes. Sin embargo, hoy toca el turno de rendir un homenaje a uno de “esos”. Uno que no se quedó de brazos cruzados. Uno que si hubiera hecho lo que hace casi todo el mundo, hoy andaría por ahí. En estos momentos estaría saliendo del instituto, hablando de camino a casa con su amigo de siempre, pensando cómo afrontar esta semana que no hace más que empezar. Estaría comentando los pormenores del botellón del viernes anterior o presumiendo de sus proezas sexuales más recientes. Si Carlos Palomino no hubiera acudido a esa manifestación antifascista, hoy estaría vivo. Si no hubiera comenzado a interesarse por lo que pasaba a su alrededor, estaría tan vivo como nosotros. Tuvo la malísima idea de pensar que como joven, tenía una responsabilidad sobre lo que pasa en su barrio, con su gente, con su sociedad. Y perdió su corta vida en el recorrido de esa idea.
En el ambiente mosquito, sin embargo, nos sobrevuelan varias preguntas: Qué es estar vivo? Puede un vivo, estar muerto? Y un muerto estar vivo?
Tú qué piensas?

Una generación de conservadores

octubre 9, 2009

consumismoQué bonito es verles, muchachitos y muchachitas, ir y venir del Instituto, y constatar que ya ha comenzado el curso escolar. Mis vuelos diarios, típicos de un mosquito de ley, me permiten verles entrando y saliendo del insti, entrando y saliendo del bar de la esquina, luego de nuevo al insti, luego al bar, y venga otra vez al bar, etc. Veo cómo se han retomado las actividades, cómo se ha llenado de vida el barrio con vuestras caras felices yendo deseosos al templo del saber. Se les ve ansiosos por comenzar a descubrir, a conocer, a experimentar. Se les ve urgidos por volcar inquietudes, deseos, ansias, por poner en marcha nuevos proyectos, por…
Vamos a ver, gañanes. No me contéis películas.
Que les veo día tras día con la misma cara de sopapa que el curso pasado. Y en muchos casos, con el gesto de quien va hacia algo que ya conoce, que controla, porque ha repetido curso, por supuesto.
El curso escolar comenzó y el mundo no está esperando saber qué movida nueva va a salir este año de los institutos madrileños. Nadie está pendiente de cuál es el posicionamiento de los jóvenes madrileños con respecto a la crisis, con respecto a los escándalos del PP en la trama Gürtel, con respecto a la muerte de Carlos Palomino (que tenía 16 años), ni siquiera esperan vuestra opinión acerca del botellón de Pozuelo. La verdad, es que nadie os está esperando porque nadie cuenta con vosotros. Quitando las expeciones de la regla (Antifacistas, Okupas, Sindicato de estudiantes y alguno más), del resto solo se espera que sigan tranquilitos, sin molestar, haciendo sus botelloncillos por ahí, trapicheando sus pastillines por allá, pero tranquilos y por sobre todas las cosas, consumiendo, que es la conducta normal y deseable de un ciudadano de bien. Mientras sigáis consumiendo, y me refiero, no a drogas (que les da igual) sino a zapatillas, consolas, alcohol, vaqueros, ordenadores, móviles, tabaco, etc. la sociedad los tendrá en buena estima y les premiará. Eso sí, no les consultan ni les consultarán absolutamente nada porque para decidir ya están los que saben, y como los jovenzuelos madrileños no tienen ni una remota idea de hacia dónde tirar, mejor sigue cada uno a lo suyo.
Días pasados, en la radio estaban hablando de los jóvenes de hoy. Yo aparqué mis alas y acomodé mi culo mosquitil para disfrutar oyendo como os ponían a parir. Y así fué. Los especialistas os tienen entre ceja y ceja. Dicen que no servís para nada. Pero en un momento abrieron el micrófono y entraron llamadas del público. Y en una de ellas, uno de vosotros habló y me hizo pensar que tal vez la mejor solución al problema juvenil no sea la exterminación general. El muchacho dijo que en otras épocas los jóvenes eran descarados, revolucionarios, vanguardistas, rompedores, etc, etc. Y ahí mismo propuso su teoría: Los jóvenes de hoy somos los que más hemos desafiado la autoridad. Nadie como nosotros ha desafiado la autoridad de padres y maestros. Sin embargo somos los más CONSERVADORES de todas las generaciones de jóvenes de los últimos siglos. Se me quedaron tiesas las alas. Que uno de vosotros haga un análisis así, me pareció por lo menos sorprendente. Una generación de conservadores. Chicos y chicas que desean que todo esté como está, que nada cambie.
Nunca visto. Pero por lo menos, si las cosas van a ser así, lo mejor es comenzar a entenderlo de una vez. Y para eso, nada mejor que un buen diagnóstico.